Directorio Deco by Gloria Gonzalez

Inspiring Interiors

El Palacio de Lebrija

Sevilla es una ciudad con incontables edificios maravillosos que visitar, el Palacio de Lebrija es uno de ellos. Construido en el siglo XVI , tras varias reformas y cambios de dueño durante los siglos XVIII y XIX, en 1901 es adquirido por Doña Regla Manjón, Condesa de Lebrija. Será a partir de entonces cuando este edificio comience a tomar verdadera importancia, la cual perdura hasta nuestros días.

Retrato de la Condesa de Lebrija realizado por Sorolla en 1914.
Retrato de la Condesa de Lebrija realizado por Sorolla en 1914.

 

Doña Regla Manjón fue una ilustre dama culta y apasionada por el arte, las antigüedades y sobretodo, la arqueología,  lo cual se refleja en el interior de este edificio.
Siguiendo el esquema de los palacios sevillanos, se compone de dos plantas, la baja utilizada en verano y la alta, destinada al invierno.
En la planta baja encontramos numerosos tesoros artísticos: bustos, ánforas, elementos de época romana y árabe. Pero sin duda el rasgo más característico de este palacio son los mosaicos, en su mayoría procedentes la ciudad romana de Itálica, situada en el actual término municipal de Santiponce (Sevilla). Destaca el del patio central, tanto por su magnitud, como por su buena conservación,  ya que data del siglo II y II.

Rodeando el patio encontramos piezas de diferentes épocas, estilos y origen que la Condesa recopiló durante toda su vida y que configuran la esencia de este Palacio tan particular.

Las estancias que rodean el patio guardan entre sus paredes más piezas: bustos romanos, cerámica visigoda y más mosaicos.

                                                  

Una de mis estancias favoritas es el Cenador de Cristal. Los azulejos, que datan del
siglo XVI, provienen del convento de San Agustín.

El cenador comunica con el Patio de las Palmeras, siguiendo el gusto de los jardines románticos de la época.

Al fondo del Cenador encontramos el Comedor de Verano, con  azulejos del siglo XVII, zócalo del siglo XVIII y una interesante colección de platos antiguos.

Cabe destacar el Salón Ochavado, construido
específicamente con esa forma para albergar el mosaico que guarda en su interior.

En la planta alta se muestran las estancias mantenidas tal como vivía la familia, hasta que falleció el último Conde de Lebrija en 1999. En esta planta se exponen asimismo los objetos comprados por la condensa durante sus viajes.
La escalera que comunica las dos plantas es una auténtica maravilla. Todos los elementos que la conforman son de los siglos XVI y XVII.

                                                                     Biblioteca.
Salón Barroco.
Salón del Cantón.
                                                             Salón Comedor.
Sin duda un lugar más que añadir a la lista de imprescindibles de Sevilla.
Imágenes e información: Leyendas de Sevilla Blog  & Palacio de Lebrija

Casas-Rusiñol, Dos visiones modernistas

Retrato de Mercedes Llorach, 1901, Ramón Casas.
Retrato de Mercedes Llorach, 1901, Ramón Casas.

La semana pasada tuve la suerte de visitar por primera vez el Museo Carmen Thyssen en Málaga. Tanto el edificio como la colección me encantaron, y recomiendo encarecidamente visitarlo si tenéis oportunidad.
En este post os voy a hablar, sin embargo, de la exposición temporal sobre Casas y Rusiñol. Esta muestra recoge las semejanzas y también alguna divergencia entre estos dos excepcionales pintores modernistas.
Ramón Casas (1866-1932) y Santiago Rusiñol (1861-1931) se conocieron en 1882. Ambos procedían de familias burguesas, lo que les permitió dedicarse al arte sin preocupaciones económicas.
También los dos artistas pasaron varios periodos de su vida en París, ciudad  decisiva  y clave en la configuración de sus estilos. En el caso de Rusiñol, un intimismo simbolista, en el  de Casas, un postimpresionismo y realismo equilibrado.

 

Ramón Casas velocipedista, 1889. Santiago Ruisiñol.

 

 

Interior del Mouline de la Galette, c 1890-1891. Ramón Casas.
Interior del Mouline de la Galette, c 1890-1891. Ramón Casas.

A partir del año 1890  ambos se consolidan como artistas y sus obras reflejan la asimilación de lo aprendido en los años parisinos, el trabajo del espacio, la luz, las
figuras, el colorido, así como la utilización de la vida cotidiana moderna como temática artística.
Poco a poco cada uno comenzó a tener una temática predilecta. Mientras que en la obra de Casas predominan retratos, especialmente femeninos, Rusiñol se interesa por los jardines, poéticos y melancólicos.

Interior al aire libre, 1892, Ramón Casas

 

Jardines de Monforte, c.1917, Santiago Rusiñol
Jardines de Monforte, c.1917, Santiago Rusiñol

Y como casi siempre, en las exposiciones no sólo me limito a ver las obras, generalmente mi imaginación vuela y comienza a relacionar detalles  con creaciones actuales. Especialmente me fijo en los interiores y en la vestimenta. Nada más que vi el retrato de Julia por Ramón Casas me vino a la cabeza la colección de Dolce y Gabanna Primavera Verano 2015.

Julia, c.1915, Ramón Casas
Julia, c.1915, Ramón Casas

Retratos como el de Mercedes Llorach o la figura femenina  del cuadro “Interior al Aire Libre” me transportaron direcamente al último desfile de Valentino donde predominó el blanco en formas románticas y vaporosas.Retrato de Mercedes Llorach, 1901, Ramón Casas.    
Interior al aire libre, 1892, Ramón Casas     La exposición puede verse hasta el 1 de marzo de 2015.+ info  Museo Carmen Thyssen MálagaPictures:
Museo Carmen Thyssen.
Dolce and Gabanna.
Valentino.