Directorio Deco by Gloria Gonzalez

Hotel La Mirande: elegancia provenzal.

A tan sólo unos pasos del Palacio papal de Aviñón, se encuentra el Hotel la Mirande. El edificio fue construido en 1688 y reformado en 2003, sin por ello quitarle un ápice de su grandeur y esencia, más bien la reforma se lo devolvió: tapices, suelos de roble, baños con mármol de carrara o cortinas de seda crean interiores majestuosos. La decoración de cada habitación es única, las telas, muebles y papel pintado crean una atmósfera romántica, máxima expresión del gusto francés.

La antigua cocina del siglo XIX ahora acoge una escuela donde  los huéspedes pueden asistir a clases seguido por un menú degustación y vinos escogidos por el sumillier. Si aún necesitas más, el patio con techo de cristal ofrece todas las tardes “afternoon tea” con dulces caseros: croissants, madeleines e incluso fondants de chocolate, c’est magnifique!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: La Mirande

Tory Burch en París.

Tory Burch ya tiene flagship store en París,  el lugar elegido no es nada menos que la icónica Rue Saint Honoré. La tienda, al igual que el resto de tiendas de la firma, ha sido diseñada por Daniel Romualdez en colaboración con Burch. Interiores con mucho gusto con elementos que dan al local un toque hogareño que refleja el estilo más que impecable de la diseñadora.

 

 

 

 

Imágenes: http://www.toryburch.eu

Villa Mabrouka

De todos los lugares donde vivió Yves Saint Laurent quizá sea su última residencia en Tanger “Villa Mabrouka” la más minimalista. En Mabrouka no encontramos obras maestras de Picasso, bronces del Renacimiento o antigüedades orientales como en sus anteriores residencias. Aquí vivió el diseñador con su pareja Pierre Bergé durante más de una década, hasta su fallecimiento en 2008.
La vida en Tanger era tranquila y privada para Saint Laurent y esta casa refleja de manera sublime  el momento por el que pasaba el diseñador cuando aquí residía. Atrás quedaban las glamurosas fiestas y el bullicio parisino, ahora los días los dedicaba a pasear, escuchar ópera o preparar comidas sencillas con amigos íntimos : sus musas Betty Catroux y Loulou de la Falaise, el diseñador de interiores Alberto Pinto o el paisajista Madison Cox. Precisamente este último fue el encargado del jardín, donde se plantaron limoneros, buganvillas, rosales y hortensias.
Los magníficos interiores fueron obra de Jacques Grange quien había diseñado también sus anteriores residencias en París, Normandía y Marrakech.

Villa Mabrouka